Fronteras Metro Portada MPR noticias San Juan

Economista dominicano opina Promesa ayudará a Puerto Rico

San Juan, 15 oct (INS).- El economista dominicano Haivanjoe Ng Cortiñas consideró positiva la imposición al gobierno puertorriqueño de la junta de control fiscal, en virtud de la ley federal Promesa, porque contribuirá a sanear las finanzas de Puerto Rico.

“El endeudamiento, por la vía que fuere, no refleja la capacidad de producción del país sino la deficiencia del manejo de las finanzas públicas; esa fue una de las diferencias sustantivas importantes para poder interpretar este tema”, manifestó.

Para relanzar las finanzas de un país, hay que sanearlas, por lo que en el caso de Puerto Rico, tuvo que venir una entidad como la junta de supervisión para establecer los mecanismos para que el gobierno se ajuste a los mecanismos de una ley federal, estableció el otrora Contralor General de la República Dominicana en entrevista con la agencia Inter News Service (INS) previo a una conferencia en la Casa Dominicana en Santurce.

En términos financieros, expuso Ng Cortiñas, el origen de la crisis financiera de Puerto Rico responde al constante déficit en la ejecución presupuestaria, que ha llegado a alcanzar los 3,393 millones de dólares, situación recurrente en varios años, lo que ha inducido al sector público a endeudarse.

Reconoció que la política de endeudamiento del gobierno puertorriqueño se incrementó a partir de la derogación en 1996 de la sección 936 del Código de Rentas Internas de Estados Unidos, a la vez que tuvo un impacto en el sector industrial, además del financiero.

“La ley Promesa es una respuesta a la incapacidad que hasta ahora se ha demostrado en términos de lo que es manejar las finanzas públicas de Puerto Rico”, dijo el economista.

Ng Cortiñas expresó que “el territorio de Puerto Rico no merece que su economía siga contrayéndose, como pasó el año pasado que se contrajo en el 0.04% y en ese nivel se necesita relanzar la economía, (por lo que) hay que sanear las finanzas”, función que corresponderá a la junta de supervisión fiscal.

Destacó los esfuerzos del gobierno puertorriqueño al aplicar una política de austeridad que ha permitido reducir el gasto público de 11,966 millones de dólares en 2012, durante la administración de Luis Fortuño, a 9,565 millones en 2015 con el gobernador Alejandro García Padilla.

Aclaró que los economistas no trabajan con sensaciones, sino con evidencias y hechos ciertos, como lo es que las administraciones gubernamentales “hasta el momento han fracasado en la conducción de la política económica y la mejor muestra es que Puerto Rico tiene una calificación de riesgo de D, en su condición de insolvente”.

La obligatoriedad que impone Washington a Puerto Rico para cumplir con la deuda pública, que ronda los 72,266 millones de dólares en medio del decrecimiento de su economía de -0.04% en 2015, responde a una realidad del mundo financiero, que “no es un mundo de regalos, es un mundo contractual”.

Ng Cortiñas reconoció la existencia del dilema del gobierno de garantizar los derechos humanos expresado en trabajo, salud, educación, viviendas y demás, y el tema de honrar los compromisos de la deuda.

“Creo que no es momento de buscar culpables, es momento de buscar soluciones, y Puerto Rico tiene una gran oportunidad, por lo que no puede seguir dando largas a la solución de los problemas”, acotó la agencia INS al apostar “para el bien de Puerto Rico” al éxito de la ley Promesa, que establece cuáles son los alcances, la misión, los límites y objetivos que tiene la junta de control fiscal.

Sobre los integrantes de la junta impuesta por la legislación Promesa, acrónimo en inglés de la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico, Ng Cortiñas opinó que “las cosas no deben ser personalizadas en términos si alguien fue corresponsable de un endeudamiento del pasado”.

“Esa Junta no va a operar a bese de por criterios personales”, reiteró el economista, quien es miembro de la Comisión Política del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), al apuntar que la Ley Promesa “establece la responsabilidad fiscal, tiene que ver justo con cumplir con los compromisos de pagar”.

Añadió que Puerto Rico tiene que generar sus propios recursos para “honrar los compromisos de lo que gastó cuando ingresaron esos recursos, cuando se endeudó”. INS