Policiacas Portada MPR noticias Salud Sociedad

Un “iceberg” el problema de la agresión sexual en la Isla

San Juan, 7 nov (INS).- Erradicar la violencia sexual requiere un esfuerzo en todos los niveles, individual, relacional, comunitario y social-político (modelo socio-ecológico), advirtió Rebecca Ward, directora del Centro de Ayuda a Víctimas de Violación (Cavv), adscrito al Departamento de Salud (DS) durante la ceremonia de certificación de práctica de 42 enfermeras forenses en agresión sexual pediátrica.

La agresión sexual es aun una transgresión ampliamente expandida y las estadísticas que se manejan para todo el orbe apuntan solo a una punta cuya profundidad se compara a un iceberg, pues el 95% de los adultos mayores no reportan a agencias o programas el delito.

La violencia sexual puede incluir desde la violación sórdida, el incesto, la pornografía infantil, los actos lascivos, hasta el acecho, el hostigamiento sexual en el trabajo, la agresión sexual conyugal, y las exposiciones deshonestas.

Las querellas a la Policía por agresión sexual, han ido bajando desde el 2010. Sin embargo, las 1,057 en el año 2015 no deja de ser un número apreciable en vista de que Puerto Rico ha perdido hasta 500,000 personas en un lapso de una década.

La violencia sexual más común, según las estadísticas policíacas de 2014 (1,095 casos) fueron los actos lascivos, con 55%, la agresión sexual fue de 38% (31% violación técnica; 5% violación y 2% sodomía).

Mientras, el incesto ocurrió en un 2% de los casos registrados y hasta un 5% de los casos fueron de agresión sexual conyugal.

Contrario a la percepción pública, según las estadísticas de la Policía, en el 92% de los casos en la Isla la violencia sexual la comete una persona conocida de la víctima. De este grupo, el 35% es un familiar, el 38% es otra persona del entorno, y hasta en un 19% es la propia pareja.

Los sistemas de vigilancia en la Isla, señaló Ward, indican que en la Isla hay un estimado de 80,00 personas adultas que refieren haber sido abusadas sexualmente en algún momento de sus vidas y sobre 106,000 haber sido víctimas de actos lascivos; 12,000 adolescentes, según encuestas epidemiológicas de (los departamentos de) Salud y Educación y 1,400 menores identificados por el Departamento de la Familia. De estos, 717 casos acudieron a las salas de emergencia”.

El 5.6% de los estudiantes de escuela superior (unos 6,821 en el 2013) revelaron haber sido víctimas de alguna forma de violencia sexual.

Por otro lado, las edades más vulnerables, según atendidos en las salas de emergencia, son por mucho entre los 10 y 14 años, luego entre 15 y 18 y después entre 5 y 9 años y más distante 0 a 4 años.

El Cavv se adscribe a las investigaciones estadísticas mundiales en cuanto a que “solo el 95% reporta (el delito) a alguna agencia o programa”, según se desprende del mensaje de la doctora Ward durante la ceremonia de certificación de las enfermeras este pasado jueves.

“La realidad de la violencia sexual en el país y el mundo entero es alarmante y amerita de esfuerzos colaborativos para erradicarla”, indicó. “Se necesita trabajar en todos los niveles del modelo socio-ecológico (individual, relacional, comunitario y social-político)”, sostuvo. Además, “es necesario ofrecer servicios de prevención primaria (educación a la comunidad para cambiar las normas sociales que promueven la violencia de género)”.

El servicio secundario es “la atención inmediata una vez ocurre el evento, como en las salas de emergencia, los centros Cimvas (de atención integrada), uso de la línea de emergencia” y de manera terciaria el tratamiento para enfrentar el impacto de la violencia sexual en las víctimas.

Las cinco áreas de atención en la agenda a largo plazo, definidas por la ONU y la Cepal, son la igualdad de genero; los derechos humanos de las mujeres (resumido en el lema “caminar solas”); la interculturalidad o celebración de la diversidad; la democracia participativa en los organismos políticos y, el desarrollo sostenible e inclusivo, que se ejemplifica en la independencia económica.

El programa de enfermeras forenses en agresión sexual pediátrica se une a otras iniciativas del Cavv durante los últimos 15 años, entre ellas adoptar el modelo Sane-Sart, que adiestra sectores específicos para la intervención con estas víctimas.

No obstante, cambiar antiguos modelos de intervención ha requerido una “larga trayectoria de identificar los recursos de capacitación idóneos, capacitación de personal de hospitales de toda la isla, modificar políticas públicas y reglamentos para incorporar la figura de la enfermera forense en los protocolos de intervención con víctimas de salas de facilidades de salud.

Igualmente, “hubo que capacitar a las facultativas de enfermería para que desarrollasen la certificación académica, la participación en comités interagenciales que promovieran la formulación de la Ley 158-2013 para la creación de centros integrados para menores sexualmente abusados (Cimvas), y en los cuales tenemos enfermeras Sane-P, la capacitación en la modalidad pediátrica en el 2015 y la continua intercesoría para que se reconozca el peritaje de este personal a nivel isla”, reveló la directora del Cavv.

La enfermera forense debe “mejorar la atención empática, adecuada y a tiempo de las víctimas, y el proceso de recolección de evidencia para aumentar las probabilidades de encausamiento de los ofensores”, informó.

Las enfermeras, que aun deben tomar un examen de certificación de la Asociación Internacional de Enfermería Forense, han sido capacitadas para documentar lesiones físicas, preferiblemente mediante fotografías; realizar el examen vaginal para recolección de evidencia forense; y en colaboración con el médico, ofrecer tratamiento para la prevención de infecciones de transmisión sexual y embarazo, además de evaluar situaciones de peligrosidad suicida y de situaciones de violencia doméstica.

Los nuevos centros Cavv-Cimvas para menores en Fajardo y Mayagüez cuentan con enfermeras forenses en agresión sexual para realizar las evaluaciones. Igualmente, aun deben lograr que la Junta de Enfermería convalide esta certificación del Departamento de Salud, indicó Ward. INS