Política Portada MPR noticias Sociedad

Vargas Vidot no muestra interés en la presidencia senatorial

San Juan, 10 nov (INS).- El senador electo independiente José Vargas Vidot aseguró que no ha pensado ni le interesa la presidencia del Senado.

Vargas Vidot, que acumuló la mayor cantidad de votos en toda la Isla, explicó en las redes sociales que su meta fue convertirse “en un senador de toda la comunidad y punto”.

La controversia surge porque voces han promovido al nuevo senador a ese cargo, basado en el apoyo electoral recibido, aunque no tiene un partido que lo respalde.

El Senado tiene el poder constitucional para regular sus acciones, y son sus senadores, por mayoría, los que eligen el liderato del cuerpo. La mayoría del Partido Nuevo Progresista ya seleccionó la entrante dirigencia.

“No me interesa para nada ser presidente del Senado, no añade nada y sí nos quita posibilidades cuando nos enfrascamos en dilemas de poder que no son nuestros”, afirmó tarde en la noche de ayer Vargas Vidot en su cuenta de Facebook.

Al dirigente comunitario le interesa “romper con el antagonismo que tradicionalmente cancela los esfuerzos productivos”.

Señaló que sus oficinas en el Senado se abrirán a las necesidades de las personas.

“Quiero crear un espacio de convergencia comunitaria, donde la comunidad asegure ser escuchada y tomada en cuenta con respeto y resultados, ese espacio ya lo logramos”, aseguró en sus manifestaciones que pretenden aclarar sus intereses y detener una controversia mayor.

Vargas Vidot tampoco se mostró ajeno a las realidades políticas que forman parte de la lucha por el poder.

“Envolverme en las peleas intestinas del poder por una presidencia, que no quiero y que no es mi meta, ni es la meta de las miles de personas que han compartido sus inquietudes conmigo es nuevamente olvidar a quienes sufren por ser los olvidados”, fijó como principio Vargas Vidot.

Un objetivo que sí se trazó, continuó en su mensaje en las redes sociales, es “recobrar confianza ciudadana, instar a la participación y recobrar la visibilidad comunitaria y ciudadana, y para eso por el momento, basta con ser independiente”.

El dirigente comunitario ya hizo historia política al lograr el primer escaño en la Legislatura como candidato independiente.

Para Vargas Vidot, “la presidencia sería un inmenso estorbo logístico que me separaría de la promesa de atender lo que nadie atiende, por eso, ni me interesa, ni la deseo, ni la reclamo”, sostuvo.

María de Lourdes Guzmán fue igualmente una candidata independiente a la Cámara de Representantes -por el precinto 4 de San Juan-, pero no logró superar los votos de los candidatos usuales del Partido Nuevo Progresista y Partido Popular Democrático.

Por otro lado, las candidaturas independientes a la gobernación de Alexandra Lúgaro, que obtuvo alrededor de 172,000 votos, y la de Manuel Cidre, sobre 85,000, superaron las expectativas más conservadoras, abriendo una posibilidad nunca antes vista en la política puertorriqueña, aunque esta es un tipo de candidatura usual en la política de Estados Unidos, donde el bipartidismo es la norma.

Aunque a los candidatos independientes no se les augura posibilidades reales de lograr los más altos cargos políticos, sí logran impactar con su discurso las promesas que los partidos oficialistas hacen y sus posiciones, y hasta a los partidos minoritarios.

Desde el 1968 la Isla es fuertemente bipartidista, con dos partidos con objetivos políticos claramente diferenciados, que se rotan la administración de gobierno, aunque suele acudir a las elecciones el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) con mejor o peor desempeño. El PIP igualmente obtiene escaños en la Legislatura. En estas elecciones también colocaron a sus candidatos Juan Dalmau y Dennis Márquez.

Otros partidos que acuden a las elecciones exhiben fortunas inconsistentes, como lo hizo el Partido del Pueblo Trabajador en 2012 y 2016. INS