Deportes Portada MPR noticias

Llega arquero de oro luego de ganar el mundial juvenil

San Juan, 10 oct (INS)- Llegó esta tarde a Puerto Rico el ganador de la medalla de oro del Mundial Cadete y Juvenil en la modalidad de “arco compuesto” del deporte de la arquería, el joven Bryan Alvarado Fernández, en un día en que el energizado aeropuerto internacional de Isla Verde se quedó sin energía eléctrica y los tapones en todas las carreteras debido a los fuertes aguaceros colmaban la paciencia de muchos, ya desgastados por la falta de agua, alimentos, comunicaciones telefónicas y televisión.

Es a raíz de las adversidades que asolan la Isla en el último mes que la proeza que realizó Bryan fue recibida con doble entusiasmo por el nuevo presidente de Fetapur, Jean Pizarro Latorre, igualmente un arquero joven de éxito y quien en una competencia similar obtuvo plata en 2009.

Entrenar en medio de la crisis generalizada, y particularmente cuando su campo de entrenamiento en Bayamón fue arrasado por el huracán, sacar en medio de la crisis a Alvarado Fernández y al joven competidor Adrián Muñoz, quien representó al país en “arco recurvo”, con destino a Rosario, Argentina, eran logísticas que debieron ser sencillas bajo condiciones normales, pero no en esta ocasión, en que viajaron con su nuevo entrenador Ricardo Rosario. La competencia se llevó a cabo durante toda la semana pasada y las finales el fin de semana.

La presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), Sara Rosario, estuvo presente en el recibimiento como la representante más alta del deporte organizado de la Isla.

Fetapur es miembro del Copur, indicó Rosario a la agencia Inter News Service (INS) durante el recibimiento.

En el recibimiento brillaron por su ausencia, sin embargo, el Departamento de Recreación y Deportes y cualquier otro representante oficial del gobierno, justamente en momentos en que el país necesita de noticias fortificantes y estremecedoras como esta, que compara con la gesta de Mónica Puig cuando ganó el oro en las Olimpiadas.

Otro deportista que le ha robado el corazón a los puertorriqueños y que mantiene las mismas cualidades de Bryan es precisamente la joven tenismesista Adriana Díaz.

Los padres de Bryan, Sandra Fernández y José Alvarado, primeros en la línea de recibimiento, indicaron que son la disciplina y la tenacidad del competidor, además de su talento, las grandes virtudes que han ido madurando el carácter deportivo del ganador de la medalla de oro, quien ya para mediados de este mes sale para una competencia, de categoría adulta, en México. Los padres continuarán sufragando los gastos. La competencia oficial en Argentina, sin embargo, fue financiada por Fetapur.

Pizarro Latorre anunció a INS que con este triunfo a Bryan le han surgido auspiciadores, como la poderosa empresa mundial Mathius, entre otras, que le podrían ayudar a financiar su carrera deportiva, un deporte ferozmente competitivo en Estados Unidos y en Corea del Sur.

Si se logran los auspicios, “por lo menos sabemos que nada le va a costar”, dijo el dirigente federativo.

Bryan Alvarado es el primer arquero puertorriqueño en lograr una medalla de oro en un mundial de arquería, juvenil o adulta.

El deportista estudia en la Academia Discípulos de Cristo en Bayamón.

“La persistencia, estar todo el tiempo practicando. Levantarme temprano antes de ir a la escuela para ir a practicar, para luego ir a la escuela, hacer las asignaciones para ir a volver a practicar unas cuatro horas, todos los días”, dijo a preguntas de INS sobre su rutina que hoy día le permitió agenciarse no solo una presea dorada mundial, sino la admiración de su familia y sus compañeros arqueros.

En ese torneo participaron los mejores en su disciplina de tiro con arco compuesto, al igual que en la modalidad recurso, donde Adrián tuvo una destacada actuación al llegar 17.

“En verdad me sentía bien, pero en una situación así no creo que nadie se sienta confiado. Flecha a flecha me sentía más cómodo”, aseveró el atleta sobre sus nervios y su confianza.

La manera en que Bryan ganó fue un final de película. Empate hasta el último segundo (137 puntos), y luego de un tiro de desempate en el que ambos marcaron 10, tuvieron que irse a lo que popularmente llamamos un tiro de muerte súbita. Esto es, un “shoot out”. Bryan tiró un 10, nuevamente, pero así mismo su competidor Ethan Merril, de Estados Unidos. En este caso se aplica una nueva regla: la flecha más cercana al mero centro, la llamada X, es la ganadora. Y la de Bryan quedó a un cuarto de pulgada del centro, y la de Ethan a media pulgada. Bryan ganó por un cuarto de pulgada, dándole a su triunfo un final de nervios quebrados.

La agencia INS supo que muchos equipos apoyaron al puertorriqueño en esa final, particularmente los argentinos.

“Estaba nervioso, pero la cosa es aprender a controlar esos nervios”, añadió. INS