Guaynabo Metro Portada MPR noticias San Juan

Alcalde reclama ayuda debido a la precariedad de Guaynabo

San Juan, 18 nov (INS).- La grave situación del municipio de Guaynabo tras el paso del huracán María le valió al alcalde Angel Pérez una visita a La Fortaleza para describírsela al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y pedir ayuda.

La crisis se agrava además porque algunos sectores en el municipio “no han pasado la página”, como resumió Pérez la caída del expoderoso alcalde de ese municipio Héctor O’Neill, y la primaria posterior en que venció a su oponente, el senador Carmelo Ríos Santiago.

Sobre O’Neill pesa aun una investigación del Departamento de Justicia (DJ) por alguna de las maneras en que se comete abuso sexual. El DJ además continúa investigando otros asuntos que han ido surgiendo durante el largo mandato de 24 años de O’Neill.

A preguntas de INS sobre cómo afecta ante el pueblo actuaciones como las imputadas al exalcalde, así como a los representantes Ramón Luis Rodríguez Ruiz, de violencia de género, y José Pichy Torres Zamora, de hostigamiento sexual en el trabajo, Pérez sostuvo que “toda situación que pase un político afecta la imagen tanto a nivel interno como de país”.

Y habrá que restablecer la confianza en sus representantes públicos. Pérez tiene un acuerdo colaborativo con la Oficina de la Procuradora de la Mujer mediante el cual se destaca una funcionaria en su municipio permanentemente para que sea intercesora y asista a toda empleada que lo necesite.

Al preguntarle si los seguidores de O’Neill sabotean los trabajos municipales, sonriendo, dijo que “hemos hablado sobre situaciones. Hay personas que lamentablemente no han pasado la página. Y, pues, es triste y espero que en su momento vean que no me están afectando a mi, están afectando al pueblo cuando no se realiza una labor”. Sin embargo, agregó, no son la mayoría.

En breve entrevista con la agencia Inter News Service (INS) a su salida de su conversación con el gobernador, el ejecutivo municipal con apenas tres meses en el puesto, reveló que los daños a las estructuras municipales nada más es de sobre $60 millones.

El impacto, dijo, en el bosque La Marquesa, un parque público de gran , tuvo fue devastado y las pérdidas ascienden a $6 millones. Mientras, su Centro de Bellas Artes y la Escuela de Bellas Artes, dos modernas edificaciones y rentables por su alta actividad, fueron al parecer el objeto del más profundo encono del huracán María.

Los daños a las viviendas y al comercio, del que depende este municipio, sumaría en total sobre $100 millones. Guaynabo es uno de los municipios con más actividad comercial, lo cual le aporta patentes y otros ingresos, como el IVU.

Además, el pago del impuesto a las viviendas, muchas de ellas de clases media y alta, le dejan buenos recaudos en el Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (Crim).

No obstante, Pérez aseguró que las finanzas en el municipio no son lo que muchos piensan. Indicó que su presupuesto es de $130 millones (fondo ordinario), una cifra que ciertamente sorprende por lo baja dada la imagen de riqueza del municipio, en el que en anteriores administraciones se dilapidaba el dinero en redondeles, hechos varias veces, aceras y paseos espectaculares, estatuas, luminarias, ayuntamiento nuevo, expropiaciones.

Indicó que tiene sobre 2,400 empleados, una suma alta al compararse con otros municipios mucho más grandes, como Bayamón, Caguas y Carolina, que tienen la mitad de esos empleados, con más presupuesto y población. Bayamón tiene aproximadamente 200,000 residentes, Carolina anda cerca y después Caguas. Guaynabo tiene una población de 100,000 personas. Solo la capital San Juan, con una población de 350,000 personas, tiene más empleados que Guaynabo.

“Esto fue una devastación total”, dijo Pérez. “Vengo a presentarle (al gobernador) la necesidad en cuanto a energía eléctrica, acueductos, los ingresos. Esos son los temas de mayor importancia”, aseguró a INS.

Para un municipio que depende mayormente del comercio, como lo es para el Viejo San Juan, por ejemplo, la falta de energía es mortal.

El gobernador, dijo Pérez, dialogará con funcionarios de ambas corporaciones públicas para que aceleren las ayudas necesarias.

“Al tener la situación de María y negocios cerrados se han afectado las patentes, el IVU, y por consiguiente se afectan los ingresos”, dijo el alcalde, quien es contable de profesión y en estos momentos hace una revisión presupuestaria de gran alcance.

En torno al ingreso del Crim, anticipó problemas. “Muchas personas se han montado en un avión y se han ido, así que no sabemos cuántas de esas personas van a estar regresando al país”.

Más allá, dijo que “las finanzas (en el municipio) no son lo que mucha gente piensa. No están tan saludables como la gente piensa. Cuando tú tienes disponible el poder hacer préstamos, como lo tenía el gobierno central, quizá no hay mucho problema, pero cuando se cierra esa pluma, como ocurrió en el gobierno central y para los municipios, pues ya no se puede utilizar ese dinero”, afirmó.

Reveló que la deuda municipal es de alrededor del 20-25% de su presupuesto.

Pérez también está inmerso igualmente en un análisis económico para desarrollar otros renglones de la economía en el municipio. INS