Fronteras Portada MPR noticias

Preocupantes los feminicidios y discriminación contra la mujer

Santo Domingo, 25 nov (INS).- El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer se conmemora hoy en el país en medio de preocupaciones de los diversos sectores por los constantes feminicidios que han llevado luto, dolor, mucha orfandad y desesperanza a la familia dominicana.

Cifras extraoficiales  aportadas por decenas de organizaciones de la sociedad civil indican que unas 170 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año a manos de sus parejas.

Algunos de los feminicidas, contra quienes se han impartido órdenes de alejamiento de sus parejas, terminan suicidándose, aumentando así la cantidad de decenas niños y adolescentes que quedan en la orfandad.

Precisamente, un hombre asesinó ayer a su expareja de un disparo en la cabeza en la víspera de conmemorarse la fecha, mientras crece la inquietud en toda la geografía del país por las altas estadísticas de feminicidios y homicidios.

La nueva víctima fue identificada como Geraldine Sánchez, de 29 años, por cuyo crimen la Policía acusa a Martín Batista Ogando, quien habría disparado a la joven en la proximidad de su centro de trabajo, en la urbanización Galá, donde fue a buscarla supuestamente para hablar con ella. Esta vez el homicida no se suicidó, sino que se entregó a la Policía horas después.

En la actualidad, cada 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para denunciar las acciones de fuerza que se ejercen sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

Hace poco, organizaciones que trabajan a favor de las damas en el país llamaron a través de un comunicado corregir las debilidades que entienden hay en el sistema de justicia, sobre todo en el seguimiento de los casos, al considerar que en la nación quisqueyana “hay una violencia sistémica y estructural que afecta a mujeres y jóvenes,

La posición fue expuesta ayer por Graciela de la Cruz, directora ejecutiva del Centro de Solidaridad para el Desarrollo de la Mujer (Ce-Mujer) y Liliana Dolis, del Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas (Mudha).

Asimismo, bajo el lema “Ni una sola”, el 22 de noviembre, el gobierno dominicano -a través de la Procuraduría General de la República- lanzó de manera oficial una campaña que tiene el propósito de sensibilizar a la ciudadanía sobre la urgencia de detener la violencia contra las mujeres.

La iniciativa consiste en piezas creativas para su difusión a través de los medios escritos, televisivos, radiales y las diferentes redes sociales, con distintos contenidos orientados a ponerle fin a las diferentes modalidades de agresión contra el segmento poblacional femenino.

La campaña es una de las 22 acciones del Plan Nacional contra la Violencia de Género, focalizada en la solución del problema, siendo esta la primera que se realiza luego de evaluaciones y análisis técnicos de las diferentes modalidades de ese delito.

Sin embargo, el plan no incluye las denuncias de las mujeres sobre acoso sexual en los sectores políticos y empresariales, según aseguró el 12 de noviembre la ministra de la Mujer,  Janet Camilo.

“En la República Dominicana, el acoso sexual contra las mujeres es una práctica muy común que se manifiesta en los medios de comunicación y en los partidos políticos”, dijo la funcionaria que lamentó que en el país no solo existe acoso laboral, si no que la mujer también sufre esos ataques en las calles y en el  transporte público.

Se quejó de la discriminación que sufren las mujeres a la hora de vestirse con ropas cómodas porque son etiquetadas de que andan provocando a los hombres, mientras éstos se pueden vestir como “les dé la gana y eso a nadie le importa”.

Como siempre, según los analistas de estos temas, esas denuncias solo quedan registradas en los archivos mediáticos, sin ningún régimen de consecuencia.

El 25 de noviembre de cada año se conmemora el Día de la No Violencia Contra Mujer y recuerda el asesinato de las hermanas Mirabal, en 1960, por orden del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

El cuerpo de las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal fueron hallados en el interior de un jeep hundido en un barranco de Salcedo, en el noreste de República Dominicana.

Hacía horas que las tres mujeres, activistas y militantes contra el régimen de Trujillo, habían sido asesinadas por un escuadrón enviado por el propio dictador e introducidas dentro del vehículo para simular un accidente.

El asesinato de las hermanas Mirabal, conocidas como “Las Mariposas”, fue uno de los detonantes de la caída de Trujillo.

En 1981, el movimiento feminista latinoamericano asumió la fecha del asesinato para reivindicar la lucha contra la violencia machista.

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, en la que concreta los términos que definen la violencia contra ella (daños físicos, amenazas, psicológicos, o prohibición de libertad) tanto en la vida pública como en la privada.

Seis años después, el 17 de diciembre de 1999, la jornada de reivindicación fue asumida por la Asamblea General de ONU en su resolución 54/134, invitando a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a convocar actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública sobre el problema de la violencia contra la mujer. INS