diciembre 17, 2017 | Por Manuel Vólquez/Inter News Service
Sorprende instantáneo abrazo de rivales Medina y Fernández

El inusual acontecimiento ocurre cuando el mandatario Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández son el centro de la atención pública por las pugnas internas que predominan en el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD). /Inter News Service

Santo Domingo, 17 dic (INS).- El presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández se dieron anoche un abrazo instantáneo durante la celebración de una boda, escena que de inmediato concitó la atención de la prensa nacional y se propagó como pólvora a través de las redes sociales.

El inusual acontecimiento ocurre cuando ambos son el centro de la atención pública por las pugnas internas en el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), luego de que los partidarios de Medina anunciaran con insistencia los planes de promover la reelección para los comicios de 2020, iniciativas a las que se opone Fernández.

Éste, tres veces presidente del país y actual presidente del partido, acudió a la ceremonia nupcial de Candy Sibeli Medina, la hija de Medina, y en un momento se dio un abrazo con el actual mandatario registrado en una instantánea que circula con insistencia por redes sociales.

De la asistencia del expresidente Fernández circulan varias fotografías: dos de ellas con Medina y otra cuando es saludado por el ministro administrativo de la presidencia, José Ramón Peralta, quien es el vocero político y principal promotor de la repostulación presidencial.

“No hay dudas de que el evento principal era la boda de la hija del mandatario, pero estas fotos prometen ser tema de discusión y análisis en las próximas semanas, tomando en cuenta el momento interno que vive la organización morada, enfrascada en un debate sobre la conveniencia o no de las primarias abiertas y simultaneas en los partidos políticos”, comenta el periódico Listín Diario.

Se desconoce de quién surgió la idea de invitar al exmandatario a ese encuentro, aunque observadores políticos infieren que es una estrategia para desmentir los rumores de la existencia de una grave crisis en el PLD fruto de las ambiciones personales de los dos dirigentes.

En una de las imágenes aparece Fernández acompañado por el exprocurador Radhamés Jiménez, Nicolás Calderón y el ministro de Obras Públicas, Freddy Pérez, tres de sus principales colaboradores políticos y quienes trabajan para el retorno de éste al poder en la contienda electoral del año 2020.

Fernández es un claro de defensor de las primarias cerradas, realizadas con el padrón propio de los partidos políticos, mientras que Medina y su grupo de fieles dirigentes apuestan por la apertura de los procesos, de modo que cualquier ciudadano pueda elegir a los candidatos de las agrupaciones nacionales.

Aunque prevalece el criterio de que el poder presidencialista lo puede todo en el país, las perspectivas parecen indicar que el empeño por imponer la elección de las candidaturas con el padrón abierto o universal puede constituirse en una trampa política para los que promueven el continuismo del Jefe del Estado.

Esta lucha ha desatado encendidas polémicas entre los legisladores del PLD que siguen a los dos líderes políticos, lo que, al parecer, ha creado una crisis institucional que podría dividir la organización, mientras los partidos de la oposición advirtieron que no aprobarán otra modificación a la Constitución de la República con esos propósitos.

En las redes sociales incluso se comenta insistentemente la posibilidad de que las intenciones reeleccionistas de Medina provoquen la renuncia de la vicepresidenta de la República Margarita Cedeño, esposa de Fernández, quien el 7 de diciembre dijo que en el país “no habrá reelección ni en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) habrá división”.

La posible renuncia de Cedeño, considerada por los analistas políticos como una opción para la candidatura presidencial, la dio a conocer el periodista Salvador Holguín en su programa diario de televisión “Lo que otros callan” y el portal digital “Cortapisa.com”, citando fuentes cercanas a de la vicemandataria.

En ese orden, el analista y periodista Juan Bolívar Díaz, asegura que “por ahora los danilistas no cuentan con la mitad de los votos de los diputados y necesitan dos tercios para aprobar una ley orgánica, como la de partidos, y tendrían que embarcarse en un traumático proceso para aplastar a Leonel Fernández comprando a sus seguidores y dividir el Partido Revolucionario Moderno”.

El veterano comunicador dice que “es un absurdo el empeño en imponer el padrón electoral abierto en la ley de partidos para elegir los candidatos, sin consenso siquiera en el partido gobernante, que no faltan quienes, como el articulista Quico Tabar, crean que se trata de fuegos artificiales de entretenimiento”.

Díaz manifiesta que en la polémica por la reelección, se puede advertir que ha desviado la atención del movimiento Marcha Verde contra la presunta impunidad gubernamental, de la reducción del crecimiento económico, de la incierta situación de las plantas de carbón Punta Catalina con la demanda de la constructora Odebrecht de otros 807 millones de dólares para concluirlas, y del tardío “presupuesto complementario” del año que concluye para legalizar la sustracción de 29 mil millones de pesos (más de 597 millones de dólares) de la recapitalización del Banco Central.

Sobre este debate, el columnista Felipe Ciprián asegura que hay un alto porcentaje de posibilidad de que el próximo presidente electo sea Danilo Medina debido a la manifiesta determinación del propio gobernante de querer continuar al frente del gobierno, para lo que tanto él como sus partidarios-funcionarios están dispuestos a remover todos los obstáculos que se interponen en ese propósito, sean internos al peledeísmo o externos en el ámbito político, social y económico.

“Pero Leonel no es el único dirigente político frenado por su miedo al poder. Los oponentes políticos de Danilo solo tienen ambiciones y para nada muestran interés en los problemas nacionales. Son, en esencia, competidores internos y aspirantes externos a controlar el Estado, pero a los que la suerte del resto del país poco les importa. Tienen metas personales, no así objetivos nacionales”, agrega.

Resalta que por eso el presidente de la Junta Central Electoral, Julio Castaños, dice abiertamente que ese tribunal no controló el conteo de la votación de 2016, donde se eligieron las autoridades nacionales y hasta hoy ningún partido ha dicho “esta boca es mía sobre esa subordinación de un poder esencial de la democracia a una empresa foránea que vendió a buen precio unos equipos que no sirvieron para lo que fueron comprados y ya no sirven ni para estampar ganado”.

Expresa Ciprián que el movimiento social llamado Marcha Verde arrancó con mucha fuerza y encontró el respaldo popular para que en el país se castigue la corrupción, pero carece de una organización propia, estructurada por municipios y en el plano nacional, el espontaneísmo y la dependencia de las redes sociales tan impersonales, “constituyen su punto débil y sus éxitos no pasan de ser gimnasia para los participantes y factor de cohesión para los parciales del gobierno ante el “peligro popular”. INS

Comments are closed
©2018 MPRnoticias. Todos los derechos reservados.  |  Desarrollo: DoceStudio.