Fronteras Portada MPR noticias Sociedad

Papa cumple en Chile agenda ante un clima de descontento

Santiago de Chile, 16 ene (INS).- El Papa Francisco cumple una visita de tres días a Chile, convulsionado por las recientes elecciones que catapultaron al poder al derechista Sebastián Piñera, un reciente informe que dejó al descubierto fraude en las cifras que el Banco Mundial emitía sobre el país y el descontento generalizado por los abusos sexuales de religiosos.

Así, el argentino Jorge Bergoglio se encontró con un escenario efervescente, en el que las protestas comenzaron antes de su arribo anoche al aeropuerto Merino Benítez -a las 19:13 hora local- y que incluyó la quema de iglesias, manifestaciones antipederastia y de reivindicaciones sociales y culturales, como la del movimiento Lbggt y del pueblo mapuche.

El Papa realiza una visita de tres días y ha sido tratado por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet en su calidad de jefe de Estado, y con la cercanía propia de su ciudadanía e idioma. De esa manera, Bachelet, quien cumple sus últimos dos meses de mandato, se ha mostrado muy emocionada y con la palabra “amigo” a flor de labios, ante la amplia sonrisa del Sumo Pontífice.

Bergoglio estudió en Chile durante un año, y mantiene fuertes lazos con correligionarios de la Iglesia Católica y amigos que cultivó durante años.

Desde la terminal aérea, el Papa se trasladó a la iglesia San Luis Beltrán, en la periferia de Santiago, donde rindió homenaje en su tumba al sacerdote Enrique Alvear, el llamado “Obispo de los Pobres”, ocasión en que bendijo a un amplio grupo de fieles que lo acompañaron con banderas amarillas, fotografías y grandes carteles de saludo.

Tras pernoctar en la Nunciatura Apostólica, hoy por la mañana acudió a La Moneda, el palacio de gobierno, donde ante la presidenta Bachelet y el presidente electo, Sebastián Piñera, el Papa dijo que “cada generación ha de hacer suyas las luchas y los logros de las generaciones pasadas y llevarlas a metas más altas. No hay que conformarse con los logros ya obtenidos y trabajar para que Chile sea un lugar de encuentro”.

Acto seguido, realizó un acto de contrición papal, cuando pidió perdón a nombre de la Iglesia a las víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos.

“No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por ministros de la Iglesia. Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se repita”, dijo el Papa.

Desde el año 2000, cerca de 80 sacerdotes, diáconos y hasta una monja fueron acusados de abusar de menores en Chile.

El caso más emblemático fue el del sacerdote Fernando Karadima, quien en 2010 fue declarado culpable de abusos por El Vaticano y suspendido de por vida, pero condenado a retirarse “a una vida de oración en penitencia”.

Luego ofició una multitudinaria misa en el Parque O’Higgins, una explanada donde cabe un millón de personas. Allí, ante unas 400 mil personas que se agolparon desde antes de la medianoche, como pudo comprobar la agencia Inter News Service , el Papa también llamó a escuchar “a los pueblos originarios, a los migrantes, a los jóvenes, a los ancianos, a los niños”.

“La sabiduría de los pueblos originarios puede ser un gran aporte. De ellos podemos aprender que no hay verdadero desarrollo en un pueblo que dé la espalda a la tierra y a todo y a todos los que la rodean”, indicó Francisco.

A las 16:02 minutos llegó al Centro Penitenciario Femenino, en la comuna de San Joaquín, donde la agencia Inter News Service pudo apreciar el gran despliegue policial de Carabineros, la policía militarizada chilena, que incluyó al menos 30 motocicletas, cientos de agentes, dos helicópteros y una decena de vehículos blindados.

Allí el pontífice se reunió con mujeres privadas de libertad (INS supo que es la primera vez que Francisco visita una cárcel de mujeres), quienes mostraron un absoluto fervor por la visita.

A las 17:10 horas, Bergoglio fue a la Catedral de Santiago, donde tendrá un encuentro con los obispos chilenos, y cerrará la jornada en el Santuario del Padre Alberto Hurtado, primer santo chileno.

Mañana el Papa tiene previsto viajar a Temuco, a unos 700 kilómetros al sur de Santiago y ubicada en plena zona mapuche, el pueblo originario del que hizo alusión y que fue la zona donde más protestas se suscitaron por su visita. INS