enero 18, 2018 | Por Manuel Vólquez/Inter News Service
América Latina tiene tasas de homicidio más altas del mundo

El expresidente Leonel Fernández resaltó en el IV Foro Internacional Santo Domingo que en América Latina hay mayoritariamente una democracia electoral, donde se reconocen las elecciones  como la única forma de acceso al poder por vía legítima. /Inter News Service

Santo Domingo, 18 ene (INS).- Cuatro expresidentes de la región aseguraron que las democracias latinoamericanas enfrentan el desafío de lograr una mayor credibilidad y confianza por parte de los ciudadanos, superar el presidencialismo desmesurado y recuperar el crecimiento económico para lograr la equidad social, además de bajar los índices de violencia.

Este planteamiento lo hicieron los exmandatarios Leonel Fernández, de República Dominicana;  Ernesto Samper, de Colombia; Carlos Mesa, de Bolivia, y Vinicio Cerezo, de Guatemala, durante el IV Foro Internacional Santo Domingo, en el auditorio de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), que organiza junto al Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional).

Con la moderación de Daniel Zovatto, director regional para América Latina y el Caribe de IDEA Internacional, los expresidentes se refirieron al tema en el panel “El estado de la democracia en América Latina: 40 años desde la tercera ola de la democracia”.

Zovatto se refirió al súper ciclo electoral que tendrá lugar en la región donde, en los próximos 24 meses, ocho de los 18 países de América Latina celebrarán elecciones presidenciales.

Tras las votaciones en Chile y Honduras, este año habrá seis elecciones presidenciales: Costa Rica, en febrero; Paraguay, en abril; Colombia, en mayo; México, en julio; Brasil, en octubre, y, eventualmente, si se llega a un acuerdo, en Venezuela.

El politólogo indicó que existen tres grandes asignaturas pendientes o principales desafíos en Latinoamérica: primero, la desigualdad, que se deriva del hecho de que uno de cada tres latinoamericanos sigue viviendo en pobreza; segundo, la corrupción, muchas veces vinculada con el tema del financiamiento político, y tercero, la criminalidad.

América Latina es una de las regiones hoy, que sin tener conflictos armados, tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo.

En su exposición, Leonel Fernández resaltó que en América Latina hay mayoritariamente una democracia electoral, donde se reconocen las elecciones  como la única forma de acceso al poder por vía legítima.

Al referirse a los desafíos en la región, expresó la necesidad de tener un sistema judicial “que sea creíble, que sea transparente, que goce de la confianza de los ciudadanos”.

Otros retos que mencionó fueron la lucha contra la corrupción a favor de la transparencia, la rendición de cuentas, la lucha contra el narcotráfico y contra toda forma de la violencia criminal de los grupos transnacionales de poder.

Mientras, Ernesto Samper planteó que América Latina se enfrenta a un desmesurado presidencialismo y a una irrupción de poderes fácticos que, con “convocatorias de odio”, principalmente a través de las redes sociales, están sustituyendo a los partidos políticos. A estos últimos también los criticó, indicando que no están representando los intereses de la población.

El exmandatario colombiano dijo que el vacío que genera la escasa representación de los partidos es el que están llenando actores que tienen sus bases en medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales, entre otros.

Por su lado, Carlos Mesa resaltó las corrientes autoritarias que, a su parecer, toman auge en la región. Censuró que muchos gobernantes pretendan mantenerse en el poder con el argumento de que han tenido logros económicos.

También hizo referencia a la pobreza en la zona y la necesidad urgente de enfrentarla. Y coincidió con Samper en lo referente al “presidencialismo desmesurado que vive la región”.

Vinicio Cerezo aportó una cuota de optimismo al expresar que “se ha demostrado que América Latina tiene una capacidad de resiliencia, por lo que logra sobreponerse, independientemente de lo que esté bien o mal”.

En opinión del expresidente guatemalteco, uno de los problemas de la democracia latinoamericana se deriva de que muchos de sus héroes, los que tuvieron una militancia activa en los procesos que generaron las olas democráticas, están de retirada, y son sustituidos por líderes que no tienen los mismos valores.

Recordó, además, que las democracias latinoamericanas no han logrado sacar de la marginación a sectores fundamentales, como los indígenas y afroamericanos, mientras que las mujeres esperan por sus reivindicaciones, ante la falta de equidad.

A la actividad asistieron destacados políticos, académicos y periodistas de América Latina, entre ellos Margarita Cedeño de Fernández, vicepresidenta de República Dominicana; Reinaldo Pared Pérez, presidente del Senado dominicano, y el abogado Marino Vinicio “Vincho” Castillo.

También, Ignacio Walker, senador de la República de Chile; Lourdes Flores, expresidenta del Partido Popular Cristiano (PPC), de Perú; Edmundo Jarquín, excandidato presidencial por el Movimiento Renovador Sandinista de Nicaragua, y Esperanza Martínez, senadora de Paraguay.

Además, Carlos Malamud, investigador sobre América Latina del Real Instituto Elcano; Eduardo Gamarra, politólogo y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida, y Abraham Lowenthal, profesor y presidente emérito del Consejo del Pacífico sobre Política Internacional. INS

Comments are closed
©2018 MPRnoticias. Todos los derechos reservados.  |  Desarrollo: DoceStudio.