Metro Policiacas Portada MPR noticias San Juan Sindicatos Sociedad

Decenas de policías denuncian que “estamos en la indigencia”

San Juan, 23 ene (INS).- Indignados por su situación, pues con los recortes a las pensiones “nos mandaron a la indigencia”, decenas de policías vestidos de negro se manifestaron el lunes -por primera vez en su historia- para reclamar, sin éxito, a la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko, que revise el futuro de su jubilación.

La protesta, sin precedente en el cuerpo armado, se produjo en la Milla de Oro en Hato Rey, frente al edificio que aloja las oficinas de la JSF, donde el liderazgo de los gremios policiales sostuvo un encuentro de tres horas con Jaresko y el monitor Arnaldo Claudio, estuvo matizada por diversas consignas, como “Policías unidos, luchando por su retiro” y “No somos mendigos, reclamamos lo nuestro, ya lo trabajamos”.

El presidente del Frente Unido de Policías Organizados (FUPO), Diego Figueroa, explicó a los periodistas que “si algo sacamos de aquí, algo que hiere la sensibilidad de todos, es que estamos viviendo en un país que no tiene futuro en este momento, que no sea la unión completa de todos los puertorriqueños”.

“Si algo sacamos de aquí es que Puerto Rico ha sido asaltado por mucho tiempo, porque para que se otorgue (un beneficio justo), hay que trastocar todas las pensiones”, agregó al sostener que “los derechos civiles del policía van a estar protegidos por el gobierno federal”.

Figueroa anotó que “estamos recibiendo un rayo de esperanza, si el gobierno encuentra fondos, se pudiera estar recomendando, pero no es que ellos (los miembros de la JSF) lo van a recomendar”.

El presidente de FUPO aclaró que “yo no me presto a engaño, y la verdad es que lo que yo escuché ahí arriba (en las oficinas de la Junta de Supervisión Fiscal) es un cuento de horror; hay un menoscabo de 50 mil millones de dólares de los sistemas de retiro”.

El director ejecutivo de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS), Jaime Morales, reconoció que estaban esperanzados con la reunión pero “se nos cayó el mundo, (porque) no hay oportunidad ni a largo ni a corto plazo”.

El teniente Adán Rovira, del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Vega Baja, declaró que “el tema principal de nosotros es el retiro, nos mandaron a la indigencia, sin seguro de incapacidad, sin plan médico… yo tengo leucemia y llevo 32 años trabajando en la Policía y no veo panorama bueno”.

“Yo no tenía deseos de hablar, pero el gobierno me ha quitado miedo a hablar; estamos prácticamente en la indigencia. Hay compañeros a los que han obligado a irse con mil pesos de pensión. Eso no es justo y llora ante los ojos de Dios”, añadió Rovira.

Describió que se trata de “una lucha con dignidad, pidiendo lo que nos ganamos en 30 años. Todos los planteamientos de la Policía están aquí y uno es el ajuste salarial. Los policías no soportamos más esta situación, es triste”.

El agente Melvin Soberal, de Homicidio de Arecibo, aclaró que la lucha que libran no es por las horas extras, porque esas se las tendrán que pagar, sino por una jubilación justa pues “cuando entramos a la Policía firmamos por 30 años y el 75 por ciento del salario al retirarnos”.

La agente Ana Vega, de la Unidad Aérea de la Policía, coincidió en que lo más importante es recuperar el retiro, porque con la Ley 1 de 2013 “lo que tenemos acumulado ahora se reduce a un 40 por ciento”, lo que implica que cuando se jubile apenas recibirá 600 dólares mensuales.

“El gobierno nos aplastó”, expresó a la agencia Inter News Service (INS) el agente José Rivera Quiñones, piloto de helicópteros, quien lamenta haber dejado pasar la oportunidad de entrar a una agencia federal, ya que rebasó la edad mínima para hacerlo.

La protesta, que concitó la solidaridad de diversos conductores que tocaban las bocinas de sus vehículos al pasar por la avenida Muñoz Rivera frente al edificio Seaborne, se desarrolló sin incidentes bajo la vigilancia de otros policías, comandados por la teniente coronel Jazmín Pérez.

“Todo ha estado tranquilo, normal, los manifestantes han tenido un comportamiento excelente”, expresó la oficial a la agencia INS.

El policía Julio Cintrón, quien ha sido muy activo en las redes sociales para estimular la lucha de sus colegas por su jubilación, denunció que “nos han dejado en la calle como miserables”.

“Estamos hablando de la seguridad del país, uno de los asuntos esenciales junto a la salud y la educación”, agregó.

Algunos de los policías expresaron bajo anonimato criticaron que el gobierno derroche miles de dólares en salarios como el del secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, mientras los policías están destinados a la indigencia.

Insistieron en que no se trata de las horas extras, porque saben que en algún momento les serán pagadas, “lo que no queremos es llegar a la vejez con una pensión miserable, sin plan médico ni seguro social, al que no tenemos derecho”. INS