Portada MPR noticias Sociedad Tribunales

Piden investigación ética contra magistrada esposa de jueza presidenta del Supremo

San Juan, 22 mar (INS).- Una querella ética fue presentada ayer contra la jueza del Tribunal de Apelaciones Gina Méndez por su desempeño en un sonado caso que trascendió públicamente en los medios de comunicación y que involucró a su esposa, la jueza presidenta del Tribunal Supremo (TSPR) Maite Oronoz, y tangencialmente a una abogada que es la mejor amiga de estas, y cuyo bufete en el que tiene participación de capital litigó el caso contra la querellante.

La querellante Maribel Maldonado Martínez había ganado en el tribunal de instancia un caso contra la empresa de seguros de salud Humana por despido injustificado y represalias, luego de un juicio de ocho días. El caso fue recurrido al Tribunal de Apelaciones por Humana, donde un panel encabezado por la jueza Méndez, quien fue la jueza ponente, revocó la determinación del tribunal inferior.

Maldonado Martínez acudió al Tribunal Supremo y un panel, del que formó parte la jueza presidenta Maite Oronoz, denegó ver el caso. Cuando la abogada de Maldonado se enteró de la participación de la jueza presidenta en ese panel, no le solicitó que se inhibiera, pero sí que la reconsideración de su caso fuese al menos vista por el pleno de nueve jueces y no solo por un panel de tres jueces del TSPR.

Oronoz lo descartó y negó que revisar una sentencia de su esposa forjase un conflicto de intereses. En ese momento trascendió públicamente el asunto y días después Oronoz se revocó y se inhibió de ver el caso.

A ese momento, otros detalles del caso ya había surgido y los cuales agravaron la percepción de objetividad judicial. La agencia Inter News Service (INS) supo que Méndez, quien está asignada al panel apelativo de Humacao, fue prestada para que encabezara el panel de San Juan, al que le corresponde ver el caso, para que atendiera la apelación de ese caso. Para eso se eximió de atender el caso al miembro del panel Roberto Sánchez Ramos.

Méndez sostuvo en su determinación que el tribunal de instancia apreció mal la prueba. Curiosamente el juez Polanco, que había visto el juicio en Instancia, era un conocido abogado patronal de un bufete de Hato Rey.

También se supo que la abogada y amiga cercana de las juezas Oronoz y Méndez, Shiara Diloné Fernández, es socia capital del bufete que defiende a Humana en este caso, cuyo abogado de récord es Carl Schuster Aguiló, quien también es socio capital del bufete patronal Little.

La querellante, cuyo caso aun está en el TSPR, indicó en su querella que se enteró por la sentencia de la corte de apelaciones que se colocó a Méndez por una orden administrativa de la jueza presidenta y se separó Sánchez Ramos, que ya había estado trabajando ese caso.

“La sentencia de la juez Gina Raquel Méndez Miró resultó ser tan increíble que parecía como si Humana hubiese propuesto su contenido”, alega la querellante. Es decir, como si hubiese sido un proyecto de sentencia preparado por una de las partes, como suele suceder en casos civiles, en el que se le pide al ganador del caso que prepare un proyecto de sentencia.

Maldonado Martínez solicitó, luego de investigar el caso, que el Tribunal Supremo investigue “si el bufete de Schuster Aguiló tiene como socia capital a la abogada Shiara Diloné Fernández, que es una de las mejores amigas de la jueza presidenta del Tribunal Supremo, que emitió la orden de remover al juez Sánchez Ramo, quien ya llevaba tiempo manejando mi caso, para sustituirlo por la jueza Gina Raquel Méndez.

También la querellante solicitó del alto foro que investigue si la amistad de Diloné con la jueza presidente del Tribunal Supremo y Gina Raquel Méndez tiene sobre 20 años. Indica que en la ceremonia de Oronoz en el cargo Diloné Fernández se dirigió al público, según varias fotos del momento aparecidas en los medios.

En su tercera solicitud, la querellante señala que “por información y creencia entiendo que la juez Gina Méndez en algún momento de su carrera profesional llegó a tener contacto directo, no sé si como interna de verano o como empleada regular con el bufete Schuster Aguiló”. Precisamente, los abogados de Humana.

“Me causa mucha suspicacia las relaciones tan estrechas y tan cercanas entre Gina Méndez, Maite Oronoz, Carl Schuster y Shiara Diloné”, manifiesta en la querella Maldonado Martínez.

La querellante solicitó que se investigue por qué la jueza presidenta Oronoz, “íntima amiga del socio capital Carl Schuster, abogado de Humana, removió de un panel ya constituido y llevaba mucho tiempo manejando mi caso al juez Sánchez Ramos, para sustituirlo por la otra mejor amiga de Shiara Diloné, la jueza Gina Méndez Miró, para que fuera la juez ponente de la sentencia emitida”. Describió esto como “movimientos irregulares”.

Indicó la querellante que “hay demasiados lazos estrechos entre la jueza Méndez Miró y la representación legal de Humana”.

Maldonado Martínez afirmó en su querella presentada hoy que Diloné Fernández “se iba a ver afectada con su distribución de capital si Schuster Aguiló perdía un cliente tan importante como Humana”.

La querellante afirmó además que la sentencia de Méndez “no cuadra, tergiversa muy acomodaticiamente para Humana los hechos que realmente sucedieron”.

Indicó que lo menos que pudo hacer Méndez fue divulgar sus lazos con el bufete o con su mejor amiga de ese bufete, y “que le debió haber merecido inhibirse de ver mi caso en el Apelativo”.

En este momento, el TSPR investiga la conducta ética del juez Rafael Ramos, identificado con el Partido Nuevo Progresista (PNP). INS